English Spanish
Home Links Contacts Give us a link
 
Main Cities
Historia
La historia del pueblo de San Gimignano data del siglo III, cuando se establecieron allí sus primeros habitantes, los etruscos. La primera vez que se lo mencionó, al menos según lo que figura en los registros, fue en el siglo X, cuando recibió su nombre en honor al obispo San Geminianus, obispo de Modena, quien se cree que salvó a la ciudad de los Hunos envolviéndola en un velo de niebla.
Al estar ubicado en la Vía Francígena, se convirtió en un lugar de parada para los peregrinos que se dirigían al Vaticano y a Roma durante la época medieval y el Renacentismo. Esto ayudó a San Gimignano a progresar más allá de la agricultura.
A finales del siglo XX, San Gimignano vivía su apogeo, y declaró entonces su independencia de los obispos de Volterra. La lucha entre los Güelfos y Gibelinos trajo conflictos; aún así, la ciudad continuó creciendo y acumulando un importante legado de arte y arquitectura. El mismo Dante Alighieri fue embajador de la liga de los Güelfos en la Toscana, en el año 1300. Éste fue también el período en donde la mayoría de las torres fueron construidas.
San Gimignano continuó creciendo hasta mediados del siglo XIV, cuando una plaga que afectó a toda la población europea también hizo que San Gimignano no tuviera otra opción más que rendirse ante Florencia. Más tarde, San Gimignano se volvió un pueblo común y corriente, hasta que el turismo y el arte estallaron, convirtiéndolo en un gran centro de atracción ya en el siglo XIX.

 
Toscana